domingo, 27 de junio de 2010

La Mujer Maravilla



A mi me encantan los tatuajes y todo lo que representan de manera simbólica, algunas veces simplemente son una decoración pero en otras ocasiones como es el caso de la historia que voy a contarles va un poco mas alla.

Yo decidí tener una nueva y linda obra en mi piel y después de una larga selección de muchas opciones escogí la mujer maravilla, primero por un factor super importante y es el hecho de que sea mujer, la hace más poderosa, el segundo factor es su "maravilla", cuando uno habla de la mujer maravilla se imagina una mujer poderosa capaz con todo y que jamas va a dudar nada y hará todo lo que sea posible por triunfar.

Pues bien no quiero echarme flores pero esto es un momento de reflexion conmigo misma, yo soy una mujer maravilla, me encanta lo que hago y lo hago con amor, trabajo duro cada día para ser mejor que el día anterior, deseo de todo corazón ser una gran deportista y dar lo mejor de mi y pongo de mi parte mucho para que eso suceda, tengo espejos magníficos en mi casa y desafortunadamente para el genero ninguno es un hombre, justo en este fin de semana que se celebra el día del padre me di cuenta que era el momento, porque gracias a que mi papa al final no salio con nada yo tuve que ver a mi mama romperse el lomo para sacarme adelante, una mujer maravilla no?, después me toco guerrear a mi y ha dado resultados,  he trabajado duro casi toda mi vida y eso me ha enseñado tanto que ahora cada que vea mi brazo en la mañana voy a recordar lo berraca que he sido en la vida de una manera muy linda, con una chica que al mirarme me recuerda que en la vida nada es fácil, algunas cosas duelen mucho pero uno tiene que ser un duro....o en este caso una maravilla :D

2 comentarios:

Lina M Duran dijo...

Para mi tu tatuaje tamibne tiene significado ...y no solo por que las dos no lo queriamos tatuar sin saberlo ... son muchas cosas mujer hemosa y maravillosa

Isabel dijo...

Desde que la mujer es mujer y empieza a cargar con ese nombre, creo, se convierte ya, en la mujer maravilla.